CISTERNA BASÍLICA

La Cisterna Basílica fue una de las varias cisternas de Constantinopla, creadas para almacenar agua en caso de contingencia. Se le conoce también, por su belleza y magnitud, como "Palacio Sumergido".

Construida por órdenes de Justiniano I (527- 565) en los sótanos de una antigua Basílica a la que debe su nombre, estaba destinada a abastecer al Palacio Bizantino, con aguas que le llegaban desde el Bosque de Belgrado, a unos 20 kilómetros, a través  de los acueductos de Adriano y Valente, éste último aún apreciable en la actualidad.

La Cisterna Por Dentro

Se calcula que la Yerebatan Sarnıcı (como la conocen los turcos), podía almacenar unos 100 mil m3 de agua en su área de 140 por 70 metros. 

En su interior contiene 336 columnas de 9 metros y diferentes estilos, provenientes de otras edificaciones de la región.

En la actualidad, la visita al lugar se realiza sobre un camino de madera construido sobre un bajo nivel de agua que aún permanece en el sitio, y que hoy tiene peces y algunas monedas que dejan com recuerdo los visitantes. Hasta finales del pasado siglo, este paseo se hacía a través de pequeños barcos.

Medusa en la Cisterna Basílica

Uno de los mayores atractivos de este lugar radica en un elemento muy peculiar: dos de las tantas columnas de la Cisterna se erigen sobre bases de piedra tallada con la cabeza de Medusa, la célebre criatura de la mitología griega que podía convertir en piedra a todo aquel que mirara a sus ojos.

Sobre el origen este singular detalle existen varias teorías pero otros simplemente aseguran que quienes la hicieron simplemente intentaron ponerle un toque de gracias a lo que por necesidades ingenieriles sería una sólida base de peidra.

Valoración

Aunque en los últimos tiempos ha empezado a recibir mayor número de visitantes, la Cisterna Basílica, a pesar de estar ubicada en la turística zona de Sultanahmet, no ha sido uno de los destinos más populares y concurridos de Estambul. Para encontrar su entrada en la superficie debe fijarse con detenimiento, pues es una simple y pequeña edificación que no podríamos imaginar nos conducirá a lo que vamos a encontrar debajo. Sepultada bajo el propio casco histórico y la zona más turística de la ciudad, caminar por las pasarelas de madera en su ambiente húmedo, tenue, casi en penumbras, fresco, acogedor, encontrarse con las cabezas de Medusa y disfrutar de una gran obra arquitectónica, será sin dudas una gran experiencia que recomendamos con toda seguridad. Este es uno de nuestros lugares preferidos de Estambul.

¿Dónde Está?                        

Yerebatan Cd, 2. (A la izquierda de Santa Sofía)

Horarios

De miércoles a lunes: de 9:00 a 18:30 horas.

Cierra los martes.

Precio

Adultos: 10 liras.

¿Cómo Llegar?                       

Tranvía: Hasta Sultanahmet, línea T1.

Lugares Cercanos

Santa Sofía (176 m)

Mezquita Azul (352 m)

Museo de Arte Turco e Islámico (352 m)

Museos Arqueologicos de Estambul (470 m)

viaurbis.com