Reservar Online!

¿Qué ver en Éfeso?

La milenaria Éfeso es hoy todo un yacimiento arqueológico en el que queda aún por escavar. Es un gran museo al aire libre, con calles y restos de edificaciones de todo tipo que nos revelan el antiguo esplendor de la ciudad.

Una estancia de dos noches es el tiempo mínimo para visitar Éfeso, Selçuk y algunos sitios de Kusadasi. Le sugerimos además, en su paso por la región, detenerse en Izmir, la tercera ciudad de Turquía. Por otra parte, si usted viaja en un crucero, la mejor opción, de acuerdo al tiempo disponible, es tomar uno de nuestros tours a Éfeso y sus alrededores, con transporte y guía privados.

Yacimiento de Éfeso

Puerta Magna: Existían tres entradas a Éfeso: La puerta Magna (en el camino de la Casa de la Virgen María), la Puerta de Koressos (en la parte posterior del estadio) y el puerto.

Gimnasio Este: Ubicado al norte de la Puerta Magna, este edificio era en realidad un complejo de baños y gimnasio construido aproximadamente en el siglo II D.C.

La “Tumba de San Lucas”: Este sitio hace referencia al apóstol y evangelista Lucas, autor del Evangelio de Lucas y compañero del apóstol Pablo (Filipenses 1:24, 2 Timoteo 4:10-11). Es una tumba simbólica dedicada al apóstol.

Termas Romanas: En la antigua Éfeso existían varias termas romanas, con suntuosas construcciones y salas especializadas que jugaban un papel fundamental en la vida social de la ciudad, como los Baños de Varius, los de Escolástica, las termas de Constantino y las del Gimnasio Este.

El Ágora del Estado: Al sur de la Basílica se encuentra el Ágora del Estado, construida por los romanos en el siglo I A.C. Este lugar no se utilizaba para el comercio, sino más bien para los negocios, a la vez que desempeñaba un importante papel como centro de reunión para discusiones gubernamentales.

La fuente de la Laecainus Bassus (Hydrekdocheion): En la esquina suroeste del Ágora del Estado se encontraron los restos de una fuente que, de acuerdo con una inscripción que presenta, fue encargada por Gayo Laecanius Bassus, del 80 al 82 D.C.

La Basílica: Se trata de una típica basílica romana, de 160 metros de largo, ubicada en la parte norte del Ágora del Estado, con una nave y tres pasillos. Las columnas jónicas de la basílica están adornadas con figuras de cabezas de toro, que datan del siglo I D.C.

El Odeón: Este edificio tiene la forma de un pequeño teatro, con escenarios, asientos y orquesta, y tenía una doble función.

El Prytaneion: Detrás de la Basílica se encuentra el Prytaneion, donde se celebraban ceremonias religiosas, recepciones oficiales y banquetes.

El Templo Domiciano: Ubicado al extremo sur de la calle Domiciano, es la primera estructura en Éfeso dedicada a un emperador. Fue construido en una terraza amplia y ancha sobre cimientes abovedadas de 50 x 100 metros.

El Monumento de Memio: Este monumento está situado en el lado norte de la Plaza de Domiciano. Fue construido durante el reinado de Augusto, en el siglo I D.C., por Memmius, el nieto del dictador Sila.

La Puerta de Heracles: Situada al final de la Calle Curetes, se conoce como la Puerta de  Heracles debido a los relieves del héroe en ella. Fue traída desde otro lugar, en el siglo IV D.C., aunque sus relieves se remontan al siglo II D.C.

Calle Curetes: Es una de las tres calles principales de Éfeso y se extiende desde la Puerta de Heracles hasta la Biblioteca de Celso. Esta calle lleva su nombre por los sacerdotes, a quienes luego empezaron a llamar “curetes”.

La Fuente de Trajano: Construida en torno al año 104, es uno de los monumentos más importantes de Éfeso. Fue construida en honor del emperador Trajano, por lo que una estatua suya aparecía en el nicho central de la fachada, con vistas a la piscina.

Las Casas-Terraza: Las Casas Terraza, o casas adosadas de Éfeso, se encuentran frente a la colina, contrarias al Templo de Adriano. También se conocen como las “casas de los ricos”, construidas de acuerdo con el plan Hipodámico (de Hippodamius de Mileto) de la ciudad, en el que los caminos se seccionaban entre sí en ángulos rectos.

El Templo de Adriano: El Templo de Adriano fue construido hacia el año 130, en homenaje al emperador. De estilo corintio, consistía en una cella y un pórtico (pronaos). La fachada del porche contaba con un frontón sostenido por dos pilares y dos columnas, incluyendo un arco en el centro.

El Octágono, Tumba de Arsínoe Ptolomeo IV: El Octágono fue una cámara funeraria abovedada sobre una base rectangular y que contenía el cadáver de una mujer de 15 o 16 años de edad, en un sarcófago de mármol.

El Burdel: Una casa de peristilo en la esquina de la Calle Curetes y el Camino de Mármol se ha identificado como burdel, porque en las excavaciones, se encontró en ella una estatua de Príapo con un falo de gran tamaño. La estatua se exhibe en el Museo de Éfeso.

La Biblioteca de Celso: La Biblioteca de Celso se terminó en el año 135, por órdenes de Cayo Julio Aquila, quien dedicó este sitio a la memoria de su padre Cayo Julio Celso Polemaeanus, el procónsul de la provincia de Asia, quien fuera enterrado aquí, en una tumba de mármol dentro de una cámara funeraria.

La puerta de Mazeus y Mitridíates: La puerta con tres vías de paso, a la derecha de la Biblioteca de Celso, fue construida en el 40 D.C. por los esclavos Mazeus y Mitridíates para su emperador, Augusto, que les dio la libertad.

El Ágora Comercial: El que sería el más importante centro commercial de Éfeso, fue construido en el siglo III A.C., en el Período Helenístico, pero las ruinas  datan de la región de Caracalla, entre el 211 y el 217.

Templo de Serapis: Este templo fue construido por los comerciantes egipcios y se encuentra en el Ágora Comercial, cerca de la puerta este. También se puede acceder al templo por la esquina sur-oeste del Ágora, a través de escaleras.

El Camino de Marmól: Se llama así al Camino entre el Gran Teatro y la Biblioteca de Celso y es parte de la vía sagrada de Panayirdagi, que conduce al Templo de Artemisa. La construcción de esta carretera de mármol data del siglo I D.C., y fue reconstruido en el siglo V.

El Teatro de Éfeso: El teatro es uno de los edificios más impresionantes de Éfeso. Originalmente fue un teatro helenístico y más tarde fue restaurado, adaptado y ampliado por los romanos, en el siglo I d.C., hasta alcanzar su aforo actual de 25 mil personas.

La Vía Arcadia: Esta calle se extiende desde los Baños del puerto al Gran Teatro. Entrando por el puerto, los comerciantes y marineros arribaban a la ciudad por esta vía, por lo que se le dedicó un diseño magnífico, con losas de mármol y columnatas.

La iglesia de María, las iglesias dobles: Este edificio romano data del siglo II D.C., conocido como el «Salón de las Musas. Fue utilizado como un centro educativo y cultural y una vez que el cristianismo fue adoptado como religión oficial de Roma, se convirtió en una Basílica, la primera iglesia dedicada a la Virgen María.

El Estadio: El estadio se encuentra al sur del Gimnasio de Vedius. Los asientos de los espectadores en la parte sur se construyeron sobre la ladera del monte Pion y en la parte norte sobre las galerías abovedadas.

El Gimnasio de Vedius: Si se entra a la ciudad por su parte sur, este gimnasio estará entre sus primeras visitas. Su construcción data de alrededor del siglo II D.C., a cargo de Publio Vedio Antonino y su esposa Flavia Papiana.

Alrededores de Éfeso

Templo de Artemisa: Situado en la colina de Ayasuluk, se encuentra el Templo de Artemisa o Artemision, que fue una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, aunque a partir de las excavaciones su ubicación real se presume en diferentes lugares.

Casa de la Virgen María: Hoy es un hecho que la Virgen María fue a Éfeso y vivió allí, en esta modesta casa durante algún tiempo, haya sido ésta o no, su última morada.

Basílica de San Juan: En su crucifixión, Jesús le pidió a su amado discípulo Juan que cuidara de su madre, por lo que tras la muerte de Jesús Juan llevó a la Virgen María a Éfeso y allí se establecieron. Juan fue martirizado bajo el mandato del emperador Trajano.

Selçuk: Selçuk es una ciudad central del distrito de Selçuk, provincia de Izmir, a 2 kilómetros al noreste del sitio arqueológico de la milenaria ciudad de Éfeso.

La villa de Sirince: Este pueblo ortodoxo, bastante viejo y alejado de Éfeso, fue antiguamente Çirkince (feo), nombre que le dieron sus habitantes para espantar a los extranjeros y forasteros de sus alrededores.

La muralla helenística de la ciudad: La muralla helenística, de al menos 9 kilómetros de largo, se erigió bajo el reinado de Lisímaco, en el siglo III A.C. En la actualidad más de tres kilómetros se mantienen muy bien conservados en el Monte Bulbul y el camino a la Casa de la Virgen María.

Izmir (Esmirna): tercera ciudad más grande de Turquía, llamada Perla del Egeo, ha sido planeada de tal manera que a pesar de su tamaño se ha conseguido evitar el ambiente caótico de las metrópolis.

Kusadasi: Kuşadası es un pueblo turístico de la costa egea turca, paradero de cruceros y centro del distrito costero del mismo nombre, perteneciente a la provincia de Aydın.

Parque Acuático Adaland: Según publicaciones especializadas, este increíble parque acuático se encuentra entre los diez mejores del mundo y sin dudas el primero de Europa.

Déjanos tu comentario

Abrir chat