LA MEZQUITA AZUL de SULTANAHMET

La Mezquita de Sultanahmet, como se le conoce en Turco, es la más famosa e importante de Estambul. Debe su nombre al Sultán Ahmed I, quien encargara su construcción, entre 1609 y 1617, aunque fue terminada en su totalidad durante el mandato del Sultán Mustafá I, sucesor de Ahmed. Aunque es un importante destino turístico, continúa funcionando como mezquita. 

Historia

El Sultán Ahmed I quizo construir una mezquita que superara a la entonces preferida Santa Sofía, por lo cual encargó que se realizara justo al frente, en donde estuviera enclavado el antiguo Palacio de los emperadores Bizantinos. 

Pero no contaba conque semejante obra costaría demasiado dinero, por lo que, al no contar con botín de guerra alguno, como sus predecesores, echó a mano a los fondos del tesoro, una decisión totalmente impopular que desagravió a sus súbditos. 

Arquitectura

La Mezquita de Sultanahmed tiene una cúpula principal, seis minaretes y ocho cúpulas secundarias. Combina lo mejor de dos estilos arquitectónicos: una mezcla de la arquitectura islámica tradicional con elementos bizantinos, tomados de la vecina iglesia de Santa Sofía. Es considerado como la última gran mezquita de la época clásica. El arquitecto, Sedefkâr Mehmed Ağa, sintetiza las ideas de su maestro Sinan, enfocado en el tamaño abrumador, la majestuosidad y el esplendor.

Exterior

Para apreciar completamente la arquitectura de la mezquita, le recomendamos entrar mejor desde el Hipódromo, en lugar de hacerlo a través del parque. A primera vista, la Mezquita Azul podría rivalizar con Santa Sofía. Luce un sinnúmero de elegantes líneas curvas gracias a un sistema ascendente de cúpulas y semi-cúpulas, tiene un patio gigante (casi tan grande como la propia mezquita) y es la más grande de todas las mezquitas otomanas. Sus seis minaretes (más que cualquier mezquita en Estambul) le otorgan una hermosa silueta, especialmente a la caída del sol. 

Interior

El interior de la mezquita está cubierto por más de 20 mil azulejos azules de cerámica, hechos a mano en Iznik (la antigua Nicea) y formando más de cincuenta diseños diferentes de tulipanes. Los azulejos de los niveles inferiores son de diseño tradicional, mientras que al nivel de la galería se convierten en extravagantes representaciones de flores, frutas y cipreses. Estos azulejos han otorgado el nombre por el cual se suele conocer a esta edificación en la actualidad: La Mezquita Azul.

Los niveles superiores del interior están dominadas por la pintura azul. Más de 200 vidrieras con diseños intrincados dejan pasar la luz natural, reforzada por grandes lámparas, en las que se ponían huevos de avestruz destinados a repeler las arañas, para que no hicieran sus telas dentro de la mezquita. Las decoraciones incluyen versos del Corán, muchas de ellas hechas por Seyyid Kasim Gubari, considerado como el mejor calígrafo de su tiempo. Las numerosas y amplias ventanas confieren una agradable sensación de espacio.

La Leyenda de Los Minaretes

Aunque existen numerosas historias al respecto, la más obvia leyenda sobre el tema de los seis minaretes (hasta el momento se empleaban solo cuatro, 6 minaretes tenía solamente la mezquita de la Meca) cuenta que todo fue resultado de un malentendido entre el sultán y su arquitecto. El sultán supuestamente había pedido Altın minare (minaretes de oro) pero el arquitecto entendió Altı minare (lo que significa seis minaretes). Sea cual sea la verdadera historia el hecho es que esta pretensión de los otomanos ofendió al sitio sagrado del mundo musulmán, por lo que el Sultán, para resolver el problema, terminó pagando un séptimo minarete para la Mezquita de la Meca. 

Valoración y Recomendaciones

La Mezquita Azul es sin dudas, uno de los lugares más fascinantes de Estambul, una construcción increíble, histórica y hermosa que no debe perderse en su visita. Es ademas, un símbolo de la ciudad. SIn embargo, a pesar de estar siempre llena de turistas, continúa siendo una mezquita, con sus horarios de oración y su carácter de lugar religioso, por lo que recomendamos ir de forma apropiada. Como en toda mezquita, para entrar a la Mezquita Azul deberá descalzarse (en la entrada puede tomar una bolsa para poner sus zapatos o dejarlos en unas estanterías). Las mujeres deben llevar los hombros tapados y cubrirse la cabeza con un pañuelo, de no tenerlo, también hay muchos disponibles en la entrada, para el uso libre de turistas y visitantes. 

Durante los horarios de oración (cinco veces al día) la mezquita se cierra al público por un breve período de tiempo. 

Ubicación

Plaza Sultanahmet.

Horario de Visita

Todos los días de 9:00 a 19:00 horas.

Precio

Entrada Gratuita.

Transporte

Tranvía: Sultanahmet, línea T1.

Lugares Próximos

Museo de Arte Turco e Islámico (195 m)

Cisterna Basílica (352 m)

Santa Sofía (443 m)

viaurbis.com