La villa de Sirince

Este pueblo ortodoxo, bastante viejo y alejado de Éfeso, fue antiguamente Çirkince (feo), nombre que le dieron sus habitantes para espantar a los extranjeros y forasteros de sus alrededores. 

Sin embargo, después de varios años, los visitantes entendieron que el pueblo no era feo en absoluto y lo llamaron Sirince ("bastante"). Como el pueblo está situado en la cima de una montaña, cualquiera podrá disfrutar de las impresionantes yardas de vino y los “melocotoneros” en el camino.

Actualmente el pueblo es una síntesis perfecta de la cultura turco-griega a partir de la década de los 20: tras la Guerra de la Independencia turca, se produjo un intercambio de población entre griegos y turcos y todas las casas típicas griegas, si bien mantienen sus fachadas y estructuras originales, han sido rediseñadas y redistribuidas en su interior por sus nuevos habitantes locales. Los ejemplares más hermosos están abiertos a los visitantes y en el patio de una de ellas podrá encontrar una iglesia ortodoxa muy bien restaurada.

Las estrechas calles del pueblo están tomadas por las mujeres en la creación y venta de artesanías de todo tipo, así como aceite de oliva y otros productos locales, como el vino, que podrá degustar en pequeños cafés o en lo que fuera la antigua escuela municipal. Aunque Sirince ha aumentado considerablemente su vida turística, ha sido capaz de preservar su autenticidad y el sentido que le diera su nombre original.

viaurbis.com